Mi jefe se c4g0 en la posada en Paraíso

Todos conocemos a alguien que se pone hasta la madre en las fiestas y sobre todo en esta época de posadas, pero muy pocos conocemos a alguien que se haya cagado de tan pedo que estaba.

BASADA EN HECHOS REALES 2018.

Habíamos viajado a Paraíso, ya que allá sería la posada de la empresa y al momento de subirnos a las lanchitas a dar el paseo, Samy ‘N’ (mi jefe) ya había comenzado con el primer six (la neta ese vato está loco) y así estuvo, uno tras otro junto a los de contabilidad. Ya llegando a la palapa llego con harta hambre a atascarse de comida (pos oye, hay que recargar combustible), para eso ya estaba medio calibradon, no sé si de tanto rajar trago o de la lanchita.

Cayó la noche y ya todos bien peinaditos y bañaditos llegamos a la posada en el respectivo salón, se sentó con los directivos (donde la mitad igual están locochones) inauguro la botella de Whisky que tenían en la mesa y procedió a servirse sus tragos magistrales. Dió la media noche como la cenicienta y el encanto se rompió, ya Samy ‘N’ estaba chocheando, pues había cruzado esa delgada línea entre la cerveza, el whisky y el tequila. De repente todos comenzamos a sentir un olor muy extraño de dudosa procedencia, algo como a pedo, pero más intenso, de esos olores que permanecen y fue entonces donde nos dimos cuenta de que Samy ‘N’ se había cagado, literalmente, se cago en su traje carísimo de Palacio de Hierro. Nos hizo a un lado a todos y nos pidió que nos alejaramos, pues ni él mismo se soportaba.

Lo peor de todo es que supimos por sus demás colegas de que no era la primera vez que le sucedía eso, al parecer siempre que se pone pedo se caga.

Y bueno, la verdad es que todos esperábamos ver un show de nuestros compañeros, pero no nos imaginamos que fuera tan asqueroso.

 

-Anónimo.

Cargando...